-

Entrevista a Jorge Martín Losa para La Razón

El pasado 18 de septiembre, el periódico La Razón, concretamente su suplemento La Razón de la Justicia, publicó una entrevista realizada a Jorge Martín Losa, director y socio de Balms Abogados Madrid. En este artículo transcribimos dicha entrevista íntegramente, ya que nos ha parecido muy interesante y queríamos compartirla con todos vosotros.

Comunication Bureau

Fecha 25/09/2018

Desde el Bufete Balms Madrid apuntan que el modelo actual se está agotando, debe dar un giro, el inversor debe ser más imaginativo, ofrecer alternativas más creativas

1.- Como especialista en derecho civil y mercantil, ¿considera que ha aumentado la litigiosidad en los últimos años?

Según los datos que ofrece el CGPJ, la tasa de litigiosidad aumentó algo más del 1% en el ejercicio 2017. Sin embargo, en asuntos mercantiles se produjo un incremento mucho mayor. Dicho esto, debemos ser prudentes; en mi opinión, no debemos utilizar este índice como reflejo real de la economía o del sector legal, en la medida que viene condicionado por otros factores que escapan de la

capacidad de maniobra de las compañías, como modificaciones legislativas o jurisprudenciales, la ley de tasas o la creación de juzgados mercantiles. La realidad es que la economía ha mejorado y, con ello, la actividad mercantil que a su vez hace que aumente la legal.


2.- Gracias a su experiencia en transacciones internacionales ha podido tomar el pulso al sector inversor fuera de España, ¿cuál es la percepción internacional que se tiene de nuestro país entre fondos e inversores?

Creo que podemos hablar con conocimiento de causa, ya que un alto porcentaje de nuestros clientes son extranjeros, compañías o particulares con inversiones en España. Somos un país atractivo para el mercado internacional. Entre nuestros clientes contamos con dos tipos de inversores, por un lado, los fondos que son una cuenta de resultados y demandan estabilidad política y seguridad jurídica; y, por otro lado, inversores privados que consideran también otros factores, como el talento, el know-how, el recorrido en ciertos sectores industriales con respecto a otros países de la UE y, por qué no, también contemplan la calidad de vida, el clima y la relación calidad precio. Dicho esto, creo que el modelo actual se está agotando, debe dar un giro, el inversor debe ser más imaginativo, ofrecer alternativas más creativas y mostrar una mayor flexibilidad.


3.- Su despacho ha apostado por la internacionalización como parte de su estrategia y, al mismo tiempo, por contar con oficinas propias en diferentes ciudades españolas, ¿hasta qué punto es necesario para un bufete contar con una capilaridad tan importante en el mercado nacional?

En Balms apostamos por la internacionalización hace 22 años: en 1996 decidimos crear la red internacional Balms Group International con nuestros socios de Reino Unido. En aquel momento era importante, ahora mismo resulta esencial. Detectamos necesidades de nuestros clientes con intereses fuera de España; esto actualmente puede parecer normal, pero hace más de dos décadas no lo era tanto. En la actualidad, la internacionalización de las firmas jurídicas no supone un valor añadido, es una condición «sine qua non» desde la perspectiva estratégica, a la hora de organizar y coordinar su actividad legal desde el punto de vista mercantil y fiscal.

4.- ¿Cuáles son sus objetivos en cuanto a expansión internacional?

El objetivo es crecer, pero con paso firme. Los estatutos de BGI son exigentes, los socios deben reunir unas características similares y cumplir con unos parámetros de actuación rigurosos: firmas de tamaño medio, con socios altamente cualificados y formación al más alto nivel, dónde la filosofía y la forma de trabajar sean parecidas. Más que una red de despachos somos una familia, donde todos nos conocemos profesional y personalmente, tenemos un congreso mundial y otro continental, nos reunimos periódicamente, no solo para debatir cuestiones técnicas, sino para interrelacionarnos en otros ambientes. Ése es el secreto de BGI, buscamos exclusividad; nuestro lema es «think globally, win locally».

5.- ¿Podría hablarnos de los pilares sobre los que se levanta la estrategia de Balms Abogados?

En nuestra forma de entender el derecho, consideramos la vinculación con el cliente como una «relación de confianza», a partir de ahí, la calidad de servicio es lo más importante. Lamentablemente, en el mundo del derecho, el resultado no siempre es el esperado, ya que escapa de nuestro alcance; en un procedimiento judicial, por muy bien que hagamos nuestro trabajo, al final es un juez quien decide; por eso consideramos que la prevención y la asesoría legal previa evita muchos problemas. La calidad de servicio personalizada para cada caso, el trabajo en equipo y la planificación legal, aportando soluciones innovadoras e imaginativas, son los pilares sobre los que radica nuestra filosofía.

6.- ¿Cuál es su objetivo a la hora de involucrarse como colaborador del Grado ISDE?

En Balms la formación es un aspecto sustancial y me refiero no solo a formación académica, sino a saber cómo responder ante los desafíos que se nos presentarán en el mundo profesional. Llevamos varios años colaborando con ISDE y tenemos objetivos comunes: un abogado no solo debe saber derecho, sino aprender a tomar decisiones, saber discurrir, utilizar el sentido común, reaccionar ante situaciones de estrés; consideramos que ISDE entiende bien lo que demanda el mercado.

7.- A la hora de hablar de formación de la futura generación de abogados, ¿en qué aspectos cree que debe hacerse hincapié para que triunfen en el mercado laboral?

Hoy la tecnología nos ofrece herramientas valiosas desde el punto de vista técnico, debemos priorizar la formación como profesional. A los abogados, por banal que parezca, nos pagan por leer y buscar soluciones ante cualquier eventualidad por complicada que parezca.

.-8 Hoy en día, ¿qué cualidades buscan los bufetes en el talento joven?

Los graduados están muy preparados, tienen grandes conocimientos, hablan idiomas; parece reiterativo, pero lo primordial es que sepan desenvolverse en el día a día, que saquen a relucir sus habilidades, que sean creativos y, en definitiva, que resuelvan problemas.

9.- ¿Qué debe ofrecer un despacho para captar a los mejores? ¿Conciliación, oportunidades de carrera, salario…?

Más allá de cuestiones tangibles, en los primeros años de carrera, los despachos lo que debemos ofrecer es crecimiento, profesional y personal, aprendizaje y el desarrollo que permita a los estudiantes sacar el talento que llevan dentro. A nuestros abogados jóvenes, les cambiamos de departamento cada cierto tiempo, para que puedan conocer temas de las distintas jurisdicciones, en la primera etapa tienen que descubrir dónde se quieren ubicar en el futuro, para poder buscar entonces la especialización.

Deseo suscribirme al newsletter

Este sitio web usa cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recoger información sobre su navegación. Si pulsa "aceptar" o continua navegando consideraremos que admite el uso e instalación en su equipo o dispositivo. Encontrará más información en nuestra política de cookies.